POESÍA  ESCRITA

Para crear hay que tener devoción, pero cuando ésta va de la mano de poderosas razones para realizar la obra, el resultado es más creíble. Para esta conclusión tengo un argumento: ¿Por qué escribo yo ?. Escribo por amor, para expresar mi cariño, en definitiva ... para que me quieran.

Cuando escribo poesía voy desnudando mi alma de sus prendas íntimas, al tiempo que hiero mi corazón para mezclar estas joyas a borbotones de encendimiento.

Llamo a mi poesía: Implícita.- Incluido en otra cosa sin que esta lo exprese.<<IMPLÍCITA>>, es decir,figurada y lingüísticamente.

Creo que representa la realidad, expresa mis sentimientos, incita la actuación del oyente o lector y se refiere metalingüísticamente -a mí mismo-,es decir, más allá de lo que es la lingüística.

Considero a los demás como la prolongación de mi mismo.

De mi antología ilustrada: VENGO PASTOREANDO LUNAS

  • "Poema de mis huellas”. (Las dos primeras estrofas):

Va pasando la vida y dejando su impronta

como pasa el arado cuando surca la tierra,

que labrando un carácter le va dando respuesta.

Las heridas se quedan en mi cuerpo de huellas,

cual tortuga, grabadas sobre mi epidermis vieja,

es un mapa profundo que describe una tierra,

con la piel a jirones como una ballena

y con perros dolores que acompañan mis penas.

  • “Poeta novel”. (Las dos últimas estrofas):

Yo no puedo compararme con ninguno de los grandes,

mas henchida de palabras mi cabeza, debo seguir adelante

para que mi tren arribe así, hasta su estación remate.

Mientras tenga un respiro, tan sólo llenos de aire

mi pecho y micorazón estén vivos y marchen,

quieran moverme la vida y la boca calentarme,

mientras roja continúe siendo mi sangre;

seguiré escribiendo, continuaré hacia adelante

hasta que mi tren roto frene y, azul se torne mi sangre.

 . De mi poemario monográfico VIENTOS DEL SENTIMIENTO(De mi huerto a Miguel Hernández)

“¿Quo vadis, Miguel?”. 5ª estrofa

Quisieron hacer de ti un devoto...

Con las cruentas cuentas de un rosario,

en el hilo insalubre de tu existencia

llevó tu cuello el yugo penitenciario.

¿Quo vadis, Miguel?.

"Llené mi alma de sentimientos". 4ª estrofa

Miguel arcángel, divina

espada de luz versada

iluminó cárceles

-penumbras de esperanza-

transgredida, finalmente...

de muerte herida.

De mi poemario monográfico " Miguel Hernández. Tierra y Luz".

 

(Cada vez que necesito verte, me miro en el espejo de este...)

Decaedro versal.(Retrato de MIguel Hernández).

El generoso y enamoradizo Miguel,

durante su corta e intensa vida

fue un pincel carmesí, que pintó

de amor toda su odisea,

en cambio recibió muy poco.

Con sobrebnatural plenitud mental

y madurez literaria, entregó

el triste y escaso lamento,

Bonhomía y hombría:

¡lo más pesado del cuerpo!.

p.77

(Tu talante jovial y tu genio inteligente)

MIGUEL, siempre tu frente
ardiente y la risa anacarada
es esplendente luz de tus dientes
que inunda tu límpida cara.

                  (30 de octubre de 2008). 98º Aniversario del Nacimiento.

p.45

De mi novela EL OTRO QUIJOTE.
(Lo que podría haber sucedido y quizás…acaeció).

La libertad es un don
que unas veces tenemos
y otras no. A veces hay
que ganarla de mil maneras.

No es igual para todos.
La libertad es una plaza
ancha, nítida y pulcra
de la que parten mil caminos
encaminados a todas partes.

La libertad interior
es otra cosa, cada cual
la administra a su manera
y aunque los demás quieran
o no quieran, podrás
ir con ella donde quieras
siempre y cuándo no
salga de ti, la retengas
y que no vea la luz de afuera.

                (Don Quijote explica qué es la libertad a su escudero)
p.p. 88-89

¿Señor?, dígame usted que lo hace bien,
qué es el corazón, a mi me quedan muchas dudas
de eso, así lo entenderé.
Escucha Sancho te daré dos lecciones en una:


Es el corazón entornada
puerta, que abre y cierra
soplando rojos sentimientos,
o amores guarda;
en un momento.
El que encona penas
y las alegrías en el rostro canta.

p.36

 

NORIA POÉTICA

(LECTOR VUELVE OTRA VEZ, AQUÍ IRÁN SUMERGIÉNDOSE Y AFLORANDO, AGUAS DIÁFANAS.

                                                          Por ti desgarraría la piel al aire,

desmenbraría sus vísceras
y hasta desmeollaría los huesos.
Las sombras frescas y calientes
de tu cuerpo esbelto.
Ellas son la penumbra y el deseo
de mis vientos. Los labios dulces
de mi ilusión, pensamientos gozosos
henchidos de esperanza.
Ideas que bajan de la raíz de la cúpula
donde se encuentra la sustancia
que cocina los versos.
Palabras frescas aromáticas
que llenan por completo, reconfortan,
serenan, envuelven de luz cromática
mis amargos pensamientos.
Cierro mis cansados ojos,
trato de visionar a oscuras,
descubrir los tuyos de encendimiento.
Esos ojos, esa mirada amorosa
crea en mi boca aguamiel
ardor en mi  pecho y en mi cabeza
una inusitada ligereza
que tonifica, al tiempo que excita
el flujo en aortas, venas, capilares.
Y me pregunto: ¡Cuándo un guiño
del tiempo me traerá el aura de tu sombra!.

              o poder ceñir mi cabeza
¡Anhelo poder ceñir mi cabeza
con un halo mágico poético,
  ventana literaria fantasmagórica!.
halo mágico poético,
 ventana literaria fantasmagórica!.
 

Ya no peino canas,
ya peino ideas.
Badajos en mi cabeza.
¡Campanas en mis manos
onomatopéyicamente suenan campanas!.
Regaré con sangre el pensamiento
puro con luz propia y,
podré dilucidar, vislumbrar el problema
que atenaza y muerde mi lengua,
que desea expresar con toda fuerza y no puede.
El aire limpio que me abre paso
domeña y destapa, abriendo libertad
a mi decidido y cavilado paso.
Si el cielo, tan solo, un repizco de pan
me da, podré revivir en libertad con mi alma.
Si el cielo, tan solo, una miga de pan
me da, con una pizca de luz bañada.

                 Miguel Hernández fue
un hombre sencillo, honrado,
 muy sensible, valiente,
enamoradizo, sin fibias ni fobias.
En Teatro en la Guerra dice:
“…Desde entonces, acá, vengo
luchando de muchas maneras,
y sólo me canso y no estoy
contento cuando no hago nada”.
A J. Mª de Cossio: “Somos amigos
tenemos que recuperar la amistad,
pero yo voy a seguir siendo fiel a
mis ideas, siendo quien soy”.
A Spíteri:”Consuélate de todo, y
lo importante, que no hay nada
importante, es dar una solución
hermosa a la vida”.
Siempre estuvo en la profundidad
de su esperanza -sueño de ojos despiertos-
una foto ideal: una vida en paz,
en familia: baños, sol, tareas agrícolas,
escribir, teatro y cinematografía.
Sus versos continúan fertilizando la Poética.
¡Siempre en nuestras mentes!...
¡Miguel a través de una exanguinación gota a gota
de poemas nos legó todo el dolor de sus vicisitudes!.

© Manuel-Roberto Leonís, 30 octubre 2013.
103º Aniversario del Nacimiento.
“III Edición Octubre Hernandiano 2013”.

(No está en libro).

ESTOY preparado, me han rasurado
y puesto una inyección(mañana me intervienen);
ante el espejo a Tutankamon me asemejo.

Cierro los ojos y escapo por el oscuro túnel
en solo un instante, un solo vuelo
retrocedo en el tiempo por un periodo
de más de tres mil años- el prodigio
de la imaginación- llegando hasta
el gran joyero del antiguo Egipto, donde
se encuentra el príncipe que estableciera
la capital en Tebas, y penetro en el tercer
traje interior, traje de piedras preciosas
y macizo de oro de un peso de ciento diez kilos.

Aquí siento una hierática sensación inexplicable
tal si hubiere entrado en el Averno(aunque tan solo
mi pensamiento y algo de sentimientos, aquí están).

Pienso y sé que es el gran museo de El Cairo, hablo
para mi interior y para él: No temas príncipe he venido
y te acompañaré en solo lo que dure crear ésta composición,
ésta suposición de mi imaginación. Y me da las gracias
silenciosas, que solo yo escucho.¡Cómo un inconmensurable
eco que transita épocas, llega a mi mente –desde el sarcófago-
hasta la sombra de mi frente!.

¡Qué peripecia más extraña, abro los ojos y estoy
en la habitación ciento siete!.

¿No es para alucinar en negro y en arcoiris?.

Abril 2014.

Miguel, autodidacta astral
quien siempre dio de comer
su amor, y ansias de saber.

.

Soy un poco somnílocuo:

Una tarde en la siesta
tras estar durante parte
de ella hablando dormido,
recordé al despertar ,con extrañeza,
que había estado componiendo

un poema, que pongo abajo:

El alma de los humanos está

forjada con el primigenio viento,

las llamas y pavesas del fuego

y el temor pellizcando el corazón

del interminable gruñido del oso

montando en el eco de una caverna.

            IV Edición "Marzo Hernandiano 2015"

            < AL GENIO POÉTICO Y UNIVERSAL MIGUEL>.

            73º(Septuagésimo tercero) Aniversario Conmemorativo de la Muerte de Miguel Hernández .

            Habrá terrones a estrujar
            -en su diaria labranza-
            mas ni un resquicio de penumbra
            a ver, que enturbie su esperanza.

    Llora noches y mañanas la huerta- desesperada - tu ausencia,

    el pueblo soborea y se unge, con tus versos feéricos

    que prosiguen fertilizando la Poética.

    Cuando recito tus versos, las metáforas

    con su intríngulis, ahuecan y petrifican mi voz.

    ¡Cavilaste, cavilaste, en mil y una noche

    que pasaste en vela, poeta universal de Orihuela.

    Pretendieron doblegar tu espíritu.

    Siempre tuviste Miguel,

    cama de hiel para un penoso descanso.

    Fuiste mi excelente maestro, y lo serás,

    hasta que vea la norteña sombra del viento.

    El viento siniestro y ceniciento

    se llevó tus esperanzas y sueños.

    ¡La tierra, el sol, la paz, el azul del cielo y la mar!.

    Miguel a través de una exanguinación gota a gota

    de poemas nos legó todo el dolor de sus vicisitudes.

    Autodidacta astral, quien siempre dio a comer

    ¡su amor y ansias de saber!.

    Te veo en mi pesadilla horripilante.

    Delirante, ante el abismo de tu muerte

    en mugriento, hediondo e infecto camastro

    el cuerpo acurrucado, el huesudo rostro descompuesto.

    La febril frente y el respirar deshabitado,

    a través de unos labios ensangrentados

    el costado izquierdo, una fuente supurando.

    Un gemido seco y unos inertes ojos verdes... ¡Abiertos al firmamento!.

    ....................................................................28 marzo 2015. 5:30 h.

 

 

 


         Subir